Voluntaria de vocación

Son muchas las personas que hoy en día se apuntan a hacer un voluntariado para alguna causa social. Si ya lo has experimentado, lo que te vamos a contar te va a sonar familiar. Si no, hoy es el mejor momento para lanzarte a probarlo.

¿Qué te puede ofrecer hacer voluntariado?

A parte de ayudar a los demás, es una oportunidad para desarrollar nuevas habilidades, vivir nuevas situaciones, conocer gente y desarrollar talentos. Cuando desde #GivingTuesday insistimos en experimentar la inigualable sensación de dar, es porque sabemos que dar es positivo para uno mismo en todos los sentidos. ¡Incluso reduce el estrés, la depresión y aumenta la confianza en uno/a mismo/a, la autoestima y la satisfacción vital!

Hoy os traemos la experiencia de Nadia Loujedo en la Fundación Paliaclínic, entidad que tiene como objetivo atender el sufrimiento de pacientes y familiares que afrontan una situación de final de vida en casa.

“Llegué a España hace poco más de tres años para cumplir un sueño que tenía desde la adolescencia: acompañar a personas que se encuentran en proceso de final de vida y a sus familias. Este sueño venía de la mano con algunos miedos y dudas… ¿Podré hacerlo? ¿Me sentiré bien?

 Contacté con la Fundación Paliaclínic y tuve la oportunidad de empezar. Antes, y en conjunto con la asociación Temps, recibí una capacitación que me dio herramientas y seguridad y actualmente continúan dándome el apoyo que necesito.

¿Y qué es lo que hago? Cuando me asignan a una persona para acompañar, la visito una vez por semana, dos horas. En ese momento de encuentro procuro estar para él o para ella para lo que necesite, que puede ser dar un paseo, tener una charla o estar en silencio. Alguna vez puede ser simplemente una caricia o una mirada. ¡Lo importante es ESTAR!

 Y este estar, sin esperar nada del otro, respetando su momento, dando solamente presencia con entrega y corazón es lo que necesitan de mí. Saber que puedo darles mi “granito de arena” me llena, me aporta una sensación de amor y felicidad que hace que cada uno de esos momentos valgan la pena y me lleven a seguir deseando acompañar a otras personas.”

 Esta es solo una de las muchas experiencias de voluntariado que hemos ido conociendo en #GivingTuesday ¡pero hay muchas más!  ¿A qué esperas para vivir la tuya? Busca la causa que te mueva por dentro y…

 ¡hazte voluntario/a!