Schneider Electric se compromete globalmente con #GivingTuesday

Ser solidario es una actitud que no se queda en casa, te acompaña allí donde vayas. Schneider Electric, por tercer año consecutivo, se une como empresa promotora de #GivingTuesday y no duda en llevar a cabo acciones que fomenten esta actitud a nivel profesional.

Schneider Electric es una empresa líder en la transformación digital de la gestión de la energía y la automatización. Para ellos, la energía es un derecho básico para las personas y crítico en el desarrollo de las sociedades más desfavorecidas.

la energía es un derecho básico para las personas

Este año se implica con la campaña #GivingTuesday desde todas sus sedes a través de distintos proyectos y acciones con la finalidad de involucrar a profesionales de todo el mundo.

A nivel global, desde octubre y hasta diciembre, llevan a cabo eventos físicos donde se alientan todo tipo de donaciones, generando diversión y entusiasmo de colaboración. Organizan charlas de distintas ONG (stand, pitch) para dar a conocerlas entre los empleados, promueven el uso de una plataforma interna de voluntariado, difunden el movimiento y su participación a través de los canales internos y externos y animan a los empleados a compartir su compromiso en las redes sociales bajo el lema “Share your engagement with us”.

Utilizan su conocimiento y tecnología para contribuir a la igualdad de oportunidades en la infancia.

En España, más concretamente, utilizan su conocimiento y tecnología para contribuir a la igualdad de oportunidades en la infancia. Para ello, han diseñado dos programas:

“Se mueve”, con el que buscan recaudar fondos para llevar a cabo un programa de robótica y programación en colectivos infantiles con riesgo de exclusión social.

–  “Let’s Go Engineering”, un programa de voluntariado dirigido a estudiantes de los últimos cursos de primaria para fomentar la vocación de ingeniería y romper con los estereotipos de género asociados.

Con todo, Schneider Electric se involucra con la solidaridad, la transmite a sus empleados y a su razón de ser y nos muestra que, una vez más, ¡las empresas sí pueden ser solidarias y hacer un mundo mejor!