Un proyecto de
  • Captación de fondos
  • Discapacidad
  • Mujer

Una Ventana Al Empleo

Con tus aportaciones, vamos a conseguir que 10 mujeres con discapacidad, víctimas de violencia de género,  no encuentren más obstáculos que les hagan elegir entre su vida laboral y su familia, logrando incorporarse al mercado laboral sin barreras.

Las mujeres víctimas de violencia de género se encuentran en una situación de discriminación múltiple para acceder al trabajo: son mujeres víctimas de maltrato, con discapacidad y deben hacer frente a responsabilidades familiares.

Mujeres que se encuentran muy desmotivadas, la autoestima muy baja, cansadas de esperar, con miedo… Y muy desorientadas sobre su futuro profesional.

Tras una primera experiencia en el año 2018, estas mujeres han salido muy reforzadas, han visto que son capaces de hacer cosas. Han mantenido sesiones en las que trabajan la autoestima y la motivación, construyendo la idea de qué nuevas oportunidades laborales pueden tener. Se las ayuda a crear un discurso profesional para que puedan superar una entrevista personal. Pero también se les prepara para el “no”: ¿Qué te pasa cuando vas a una oferta de empleo y te dicen que no? Su principal barrera es el miedo y la falta de hábitos. En estas sesiones de coaching trabajan estas emociones.

Estas mujeres crean un vínculo emocional entre ellas e incluso comparten ofertas de empleo a través de un grupo de WhatsApp que la coach crea para que desarrollen un sentido de pertenencia y hagan una nueva “familia”.

Desde, Fundación ONCE queremos seguir ayudando a más mujeres con discapacidad a prepararse para encontrar un nuevo mundo de posibilidades.

¡No hagamos que se sientan solas! Todos podemos ayudarlas. Por eso… ¡Tu donativo es importante! Si colaboras lograremos que 10 mujeres con discapacidad víctimas de violencia de género,  tengan la oportunidad de ser más libres, más felices, y comiencen a disfrutar de un nueva vida por delante.

Entre todos conseguiremos mejorar la calidad de vida de estas mujeres logrando que tengan una independencia económica y personal que les ayude a romper el vínculo con su agresor de manera definitiva y a recuperarse, sintiéndose dueñas de su vida.