Un proyecto de
  • Captación de fondos
  • Animales

¡Salvemos a Paola!

Esta historia te va a conmover. En noviembre la Fundación Santuario Gaia recibió una alerta sobre una cerda fuera de una nave de una granja intensiva de engorde, en la provincia de Barcelona. La cerda no podía caminar y estaba en muy mal estado.
Rápidamente Santuario Gaia y la Reserva Wild Forest se desplazaron hacia el lugar para atender a la cerdita con los primeros auxilios.

La nave estaba completamente vacía porque el día anterior se habían llevado en un camión a todos los cerdos al matadero. Ya habían cumplido los 6 meses. En un primer momento pensaron que la cerdita habría caído del camión durante la carga.

Llevaron a Paola, que así es como la bautizaron, a una clínica veterinaria, donde le realizaron radiografías bajo sedación, en las que se pudo comprobar una fractura en una vértebra lumbar. En la imagen radiográfica se apreciaba reacción ósea alrededor de la fractura, así como un pico de loro, y así es como descubrieron que la fractura seguramente era antigua, y vivía sin poder caminar dentro de la nave con los demás cerdos hacinados, sin que nadie se diera cuenta.

Como la ley no permite que se transporte en el camión que va al matadero a animales que no puedan caminar, al ver que la cerdita no se levantaba, la tiraron como un despojo fuera de la nave para que muriera agonizando. Pasó toda la noche y el día siguiente sola, sin agua ni comida, con el frío repentino de noviembre y sin poder moverse.
Ahora ya está a salvo en el Santuario, está con medicación y le están haciendo más pruebas para una posible operación.

Queremos ayudar a cubrir los gastos veterinarios para que el santuario pueda hacer todo lo posible para conseguir que Paola vuelva a caminar, y garantizar que estos casos no queden impunes. La Fundación AnimaNaturalis ha anunciado que se va a hacer cargo de las costas judiciales para llevar este flagrante caso de maltrato animal a los tribunales.

Pase lo que pase, Paola está ya en buenas manos y tendrá una vida tranquila, feliz y plena. Pero te invitamos a que nos ayudes a que Paola se recupere y se convierta en una feliz embajadora de su especie.