Un proyecto de
  • Captación de fondos
  • Investigación
  • Salud
  • Otros

¿Es el Colesterol un factor clave en el Cáncer de Tiroides?

El cáncer de tiroides de estirpe epitelial es la neoplasia más común del sistema endocrino En Europa se diagnostican 28.000 nuevos casos al año,  siendo el más frecuente el de patrón histológico de tipo papilar. En nuestro país,  se diagnostican al año 2,1 casos por cada 100.000 habitantes,  mientras que la cifra en mujeres se triplica (6 casos por 100.000 habitantes/año).

La prevalencia de estos tumores en los adultos es mayor en el sexo femenino (2-3 veces), siendo la edad media al diagnóstico entre los 40-50 años. En la infancia, a pesar de se considerados como tumores raros (prevalencia es aproximadamente del 1 %), se debe destacar que la detección de un nódulo tiroideo en niño o adolescentes, supone un mayor riesgo de malignización (18-21 %) en comparación a los nódulos presentados en los adultos (7-10%).

En general estos tumores presentan un buen pronóstico con supervivencias a los 10 años del 90 %, sin embargo, no son raras las recidivas. Estas recidivas suelen presentarse en los 10 primeros años tras el diagnóstico y en un 30 % de los casos lo hacen como metástasis a distancia.  Cabe subrayar que aproximadamente la mitad de ellos no responden de forma adecuada al tratamiento, siendo esta falta de respuesta inversamente proporcional con la supervivencia de los pacientes. En conclusión, podemos decir que entre un  20-40 % de los pacientes necesitaran tratamientos sucesivos a lo largo de su vida.

El proceso de inflamación crónica (resistencia a la insulina/ síndrome metabólico, obesidad) e inmunitario ha sido asociado en las últimas décadas como factor causal en el desarrollo y progresión de diferentes tipos de cáncer entre los que cabe destacar el cáncer endometrial y de mama en mujeres posmenopáusicas.  Las incidencias de estos procesos y el cáncer epitelial de tiroides están en claro aumento y de forma paralela en nuestra sociedad. Los posibles vínculos entre ellos no son conocidos, sin embargo algunos informes indican que el tejido adiposo, a través de la secreción de ciertas adipocinas, como el metabolismo lipídico puede contribuir a la proliferación celular e indiferenciación del epitelio folicular tiroideo, especialmente en circunstancias de mayor susceptibilidad genética.

Estudios previos han demostrado una relación directa entre los niveles plasmáticos y tisulares de colesterol y lipoproteínas de baja densidad (LDL) y alta densidad (HDL), y la expresión positiva de receptores de estrógenos, con el proceso proliferativo celular en células normales y determinadas células neoplásicas (sobre todo, cáncer de mama). Que sepamos, no existen datos disponibles sobre dicha relación en el caso de tumores tiroideos de estirpe epitelial.

Nuestro grupo investigador se  ha interesado en el conocimiento de esta interrelación, queriendo profundizar en el conocimiento del papel que juega el colesterol o alguno de sus metabolitos en los tumores tiroideos, siendo los objetivos específicos

  1. Investigar el papel de terapias hipocolesterolemiantes en la progresión tumoral utilizando modelos celulares establecidos
  2. Fase preclínica en modelo experimental de cáncer epitelial de tiroides:  ensayo de eficacia terapéutica de terapias hipocolesterolemiantes