Un proyecto de
  • Captación de fondos
  • Infancia y juventud
  • Integración sociolaboral

BAAWERE UN YENU MO: Piso de emancipación para jóvenes subsaharianos

La Fundación Mornese, obra social del Instituto de las Hijas de Mª Auxiliadora de España (salesianas) para Andalucía que promueve el desarrollo integral de la persona, dando respuesta a todas sus necesidades, personales, educativas y sociolaborales, de aquellos colectivos más desfavorecidos que se encuentran en riesgo de exclusión social, con una actuación preferente sobre los niños/as y jóvenes, apuesta un año más por continuar con el proyecto Baawere Un Yenu Mo “que todos tengan un hogar”. Esto es así ya que si se hace referencia a los datos relativos al colectivo de personas sin hogar, que aunque siguen estando desactualizados porque no existen datos concretos del número exacto de personas sin hogar en España, se calcula que el número ronda entorno a las 40.000 personas sin hogar y un millón y medio de familias en infraviviendas, aunque la cifra oficial sea de 23.000 (en la última encuesta del Instituto Nacional de Estadística de 2012).
En concreto, en Noviembre de 2016, el concejal delegado de Bienestar Social, Juan Manuel Flores, indicó que el número de personas sin hogar en Sevilla asciende a un total de 444 personas, datos ofrecidos en las Jornadas «Retos en la intervención de personas sin hogar». La cifra responde a la foto fija del conteo realizado en la madrugada del 2 al 3 de noviembre por el Ayuntamiento de Sevilla en una ruta por doce sectores de la ciudad y arroja que del montante total, hay 205 personas que viven en las calles y otras 239 estaban siendo asistidas en ese momento por los recursos sociales, los albergues, que existen en Sevilla.
Haciendo un balance de los datos, se obtiene que el 24% de todas las personas que viven sin hogar corresponde a la población inmigrante. En cuanto al sexo, más del 71 por ciento es hombre frente a algo más del 26 por ciento de mujeres. El 44 por ciento tiene estudios primarios y el 21 por ciento también tiene Secundaria.
En la población extranjera sin hogar se observa mayor peso de las edades más jóvenes. El 78,6% de los extranjeros sin hogar tienen menos de 45 años, frente al 40,2% de los españoles. Esta diferencia se acentúa en el grupo de edad de 18 a 29 años.
A la realidad que viven las personas sin hogar, hay que añadirle las dificultades que los jóvenes inmigrantes presentan tras su llegada a España. Todos llegan sin nada, con un gran desconocimiento de la cultura del país de acogida, sin hablar español y con unas condiciones físicas y psíquicas muy afectadas.
Como consecuencia, nuestra entidad se siente responsable y se ve obligada a atender a los colectivos con mayor vulnerabilidad. Baawere Un Yenu mo quiere responder con urgencia a la necesidad de este colectivo ofreciéndoles un programa de creación de un piso de acogida para la inserción social y laboral en Sevilla a jóvenes subsaharianos menores de 25 años. No obstante, la Fundación no cree en ayudas puntuales y en alojamientos temporales cortos, ya que ello lo que provoca es una dilatación en las situaciones anteriormente descritas. Así, no solo se ofrece un hogar temporal, sino un proceso de emancipación e inserción sociolaboral proporcionando un espacio en el que se potencian acciones integrales que revierten en la inserción social de la persona acogida, con un itinerario personalizado, donde se desarrollan planes de formación y orientación laboral, desarrollo de habilidades sociales, tratándose por tanto de una intervención acompañada, directa y participativa, que les lleve a conseguir una emancipación e independencia una vez que sea alcanzada la inserción laboral.
Finalmente, indicar que nuestra entidad tiene experiencia en el sector, desde 2004 se atiende al colectivo de inmigrantes, sector que día a día tiene mayor incidencia y necesidad social en el barrio. Actualmente, los servicios que nuestra entidad ofrece a la población inmigrante son: un piso de emancipación para jóvenes subsaharianos; un proyecto de inserción sociolaboral para adultos/as inmigrantes; talleres de inserción de empleo; un servicio de ropero donde la mayoría de las beneficiarias son mujeres inmigrantes; refuerzo educativo y ocio y tiempo libre donde se atiende tanto a menores como a jóvenes de origen extranjero como autóctono; así como los proyectos financiados por los fondos FAMI que cubren la parte de formación en la lengua oficial del país de acogida, inserción social de la mujer inmigrante y un servicio de atención y orientación escolar para las familias inmigrantes. Todos ellos con grandes resultados que se constata con el alto índice de solicitudes recibidas a lo largo del año para participar en los mismos.