NICERS, los calcetines solidarios

Cada paso cuenta, pequeños movimientos pueden generar importantes cambios, está en nosotros mismos crear un mundo mejor y, ¡solo basta con luchar por algo en lo que crees para llegar a conseguirlo! Así nació NICERS, un proyecto social basado en calcetines solidarios con el objetivo de aportar financiación y visibilidad a pequeñas y medianas ONG españolas que apoyan grandes causas.  

NICERS tiene el objetivo de aportar financiación y visibilidad a ONG que apoyan grandes causas

“Desde noviembre de 2017, sentimos la necesidad de gritar a los 4 vientos el trabajazo que Flores de Kiskeya realiza día a día. Esta joven pero decidida organización española se centra en ayudar física y psicológicamente a las mujeres embarazadas y bebés más vulnerables de Haití. Y es que, como bien dicen nuestras Flores: Para cambiar el mundo, hay que cambiar primero la forma en que nacemos. De la misma manera, somos el eco de la lucha y cooperación contra el cáncer infantil gracias a todo el apoyo que realiza Fundación Caíco en el hospital Niño de Jesús de Madrid. Entre otras muchas acciones, ayudan a mejorar las condiciones de vida de los niños hospitalizados y a sus familiares. Y por último, surcamos los mares para dar visibilidad y financiación al proyecto que The Water Van Project lleva a cabo desde 2016 distribuyendo filtros potabilizadores a aquellas comunidades de América Latina que no tienen acceso al agua potable. Durante su trayectoria, 6.000km y 9 países recorridos en 6 meses y 14.350 personas que, gracias a ellos, a día de hoy ya disponen de agua limpia y segura.”

Pero esto no queda aquí. NICERS se ha unido a la lucha contra la pobreza, al respeto hacia los Derechos Humanos y la igualdad de oportunidades en la ciudad de Bombay, proyecto liderado por Sonrisas de Bombay. Además, respaldan el trabajo de Menudos Corazones, que apoya y acompaña a niños y jóvenes con cardiopatías congénitas de toda España, ofreciendo alojamiento para familias que han de desplazarse a Madrid por hospitalización de sus hijos, atención psicológica, acompañamiento y actividades lúdico-educativas a los niños en hospitales y musicoterapia en la UCI, entre otros valiosos proyectos.

Los comienzos nunca fueron fáciles, y mucho menos cuando lo que se exigían era algo casual y ordinario. Querían satisfacer necesidades humanas, cuidar del planeta reduciendo la huella de carbono, usar algodón orgánico, cero plásticos, apoyar la diversidad cultural, realizar un comercio justo cuidando toda la cadena de valor, potenciar el trabajo nacional…  A día de hoy dicen “nos sentimos orgullosos, porque después de mucho esfuerzo, lo conseguimos. En NICERS, bajo el lema “Nice Socks, Better Actions”, sabemos que nuestros calcetines son buenos, ¡pero aún mejor son las acciones que hay detrás de la venta de cada uno de ellos!”

¡CADA PASO CUENTA!