Los miércoles de mi vida

Escribo este relato desde un teclado especial con las teclas gordas porque me cuesta escribir en un teclado normal. Me llamo Angelita, tengo cincuenta años y tengo parálisis cerebral. Desde hace un año soy voluntaria en AIS Ayuda a la Infancia Sin Recursos, una ONG que ayuda a personas como yo. Ahora yo también les ayuda a ellos.

Además de ser usuaria, hago de voluntaria ayudando a los demás y en todo lo que puedo.

Todos los miércoles voy a la sede de la AIS en Barcelona en un taxi adaptado. Allí me encargo de ordenar los rollos de papel, libros y también trabajo con el ordenador. De vez en cuando, vamos de salida y pasamos un fin de semana todos juntos en una casa bonita. Cuando voy a las salidas, soy usuaria y a veces voluntaria. Por ejemplo, pongo la mesa, hago compañía a otras personas, hablamos y compartimos el tiempo. También me gusta cuando otro voluntario me pregunta si quiero ayudar y le digo que sí. Cuando lo hago me siento autónoma y contenta.

He vivido momentos muy chulos desde que soy voluntaria. Recuerdo un día en el que hubo un taller de manualidades con trabajadores que dedican parte de su tiempo a hacer voluntariado. Yo les explicaba cómo hacer la tarea y luego trabajábamos todos juntos. Otro momento que me gustó fue cuando preparamos la fiesta del AISBand.

Me siento muy querida por las monitoras. Allí hago de voluntaria ayudando a los demás y en todo lo que puedo. Me gusta ayudar. Y, como voluntaria, les digo a aquellas personas con discapacidad que si pueden hacer algo, lo hagan. Ayudar a los demás nos hace sentir más útiles y felices.

Si tú también has vivido alguna experiencia o historia solidaria, cuéntanosla en info@givingtuesday.es