Los dos lados de la donación

Fotografía de José Laureano Méndez

“Nunca había pensado que salvaba vidas cuando daba sangre hasta que yo la he necesitado”.

José Laureano Méndez (Tarragona) era donante de sangre y de los más buscados: 0 negativo. Este grupo sanguíneo es el que puede recibir todo el mundo y por eso, estuvo donando sangre hasta hace muy poco, hasta que le diagnosticaron un linfoma. Fue en este momento cuando pasó al otro lado de la donación; se convirtió en receptor de sangre. Él es uno de los testimonios de www.moltesgracies.net, el blog impulsado por el Banc de Sang i Teixits en el que los receptores  explican su experiencia y agradecen a los donantes.

Laureano dice que hasta entonces, no era muy consciente que salvaba vidas cuando daba sangre.

“Tuvieron que hacerme un autotransplante de médula, y eso conlleva que te quedes sin médula, sin sangre, sin defensas. Hice quimioterapia y radioterapia. Y durante todo el tratamiento, fui recibiendo transfusiones de sangre y de plasma. Muchas bolsas de sangre. Y es gracias a estas personas que dan sangre anónimamente, que yo estoy aquí. También gracias, claro está, a los doctores, al personal sanitario y a mi familia, especialmente a mi mujer que no me deja ni un momento, pero gracias a esa sangre, yo lo puedo contar. Antes cuando daba sangre, creía que hacía una obra buena, y no le daba más importancia. Ahora, sí que me doy cuenta de la importancia que tiene”.

Por eso, Laureano, que ahora ya no puede dar, siempre que tiene ocasión anima a todas las personas que puedan, a que den sangre.

“Es de las cosas más importantes que se pueden hacer en la vida, salvar otra vida”