Las Candelas

Aunque ya hemos hablado de este maravilloso caso en las redes, no hemos podido resistirnos a darle el protagonismo que merece. Y es que empezar a hacer pulseras para ayudar a una amiga que está ingresada en el hospital y, en tres años, terminar consiguiendo un millón de euros para la investigación del cáncer infantil, no es poco.

Un millón de euros para la investigación del cáncer infantil.

Daniela y Mariona, amigas de Candela, enferma de leucemia, aprendieron en 2013 a hacer pulseras gracias a Carmen, una voluntaria del Hospital Sant Joan de Déu. De ahí, iniciaron una paradita de verano para venderlas, que se ha transformado en una campaña solidaria. ¿La idea? Vender las pulseras para recaudar fondos para la investigación del cáncer infantil. ¿Los resultados? No solo alucinantes a nivel de recaudación, sino a nivel de implicación.

Resultados no solo alucinantes a nivel de recaudación, sino a nivel de implicación.

Gracias a su pasión, coraje, iniciativa y perseverancia, cada vez son más las personas, familias, escuelas, establecimientos… que colaboran, se suman a la iniciativa, hacen sus propias “candelas” o las distribuyen en sus establecimientos.

¡Estas tres pequeñas y su giving-actitud han logrado dar una gran lección de solidaridad! Una lección que ahora luce en miles de brazos de personas implicadas.

¡Arriba ese giving-espíritu!