En coche al quirófano

Estar en un hospital nunca es agrado de nadie y, si además, eres un/a niño/a, la experiencia puede ser mucho más desconcertante. La familia y los profesionales son una parte clave para poder superar de la mejor manera la estancia y recordar la vivencia de una forma instructiva y valiente.

Los niños y niñas entran al quirófano en un coche de juguete.

Por eso nos encanta poder contaros la iniciativa del Hospital Pediátrico Parc Taulí de Sabadell, en Cataluña, donde los niños y niñas entran al quirófano en un coche de juguete. El/la niño/a es recibido por el equipo médico del centro quirúrgico, quiénes hacen un pasillo al coche para celebrar su llegada. Detrás, siempre va otro médico con el mando radiocontrol.

De esta manera han substituido las camillas por coches teledirigidos que los acompañan cada vez que deben dirigirse a una operación. Incluso han podido dejar a un lado los ansiolíticos, ya que, avalado por publicaciones científicas, tras la implementación de esta medida han dejado de ser necesarios.

Han podido dejar a un lado los ansiolíticos.

Asimismo, la idea va acompañada de más acciones (payasos, juguetes, decoración infantil, música) orientadas al mismo fin: mejorar el entorno frío e impersonal que supone vivir en un hospital y evitar en la medida de lo posible una situación tan potencialmente traumática.

Como veis, cualquier idea es buena si el fin es todavía mejor. ¡Gracias a todxs lxs profesionales por hacer la estancia de los más pequeños lo más positiva e inolvidable posible!