350 metros

Raúl tiene leucemia y se acaba de someter a un trasplante de médula ósea.

350 metros. Esa es la distancia que separa a Raúl de sus médicos. Raúl tiene leucemia y se acaba de someter a un trasplante de médula ósea. Él vive a una hora en coche del hospital de Barcelona donde recibe tratamiento. Para su familia hubiese sido muy difícil de llevar el ir y venir cada día al hospital. Y, si se hubiesen alojado en un hotel, hubiese supuesto un gasto muy difícil de asumir durante tanto tiempo.

Raúl lleva más de 7 meses en tratamiento y en uno de los pisos de acogida para pacientes de la Fundación Josep Carreras. Gracias a esta ayuda él y su familia pueden estar a 350 metros del hospital y acudir al servicio de hematología para cualquier urgencia o tratamiento. Además de poder estar juntos y con la seguridad que aporta emocionalmente la cercanía del hospital, Raúl recibe este servicio de forma completamente gratuita.

Soy de Manresa. El poder estar cerca del hospital durante toda mi recuperación es fundamental. Estoy muy agradecido a la Fundación Josep Carreras por haberme prestado este piso que, ahora, también es mi casa. De momento mi evolución es buena. Tenemos que ser imparables y tener el ánimo positivo para continuar adelante”, explica Raúl, de 56 años.

Es muy importante encontrar espacios y momentos de “desconexión de la enfermedad”.

Además, el piso ofrece a Raúl un ambiente de tranquilidad tanto física como emocional. Para él y para todos los pacientes es muy importante encontrar espacios y momentos de “desconexión de la enfermedad”. Es una ayuda para que estén más animados. Antes del tratamiento, a Raúl le encantaba ir cada tarde a su huerto.

En ese trozo de tierra pasaba muchas horas del día, y me servía para desconectar y descargar tensiones, siempre iba antes de salir el sol y por la tarde, después del trabajo, hasta el atardecer. Aprovechando los días en el hospital en régimen de aislamiento, empecé a pintar láminas de mandalas que regalaba al personal sanitario, y un buen día me puse a dibujar un jilguero. Siempre me ha gustado mucho la naturaleza, conozco más las plantas que los pájaros, pero me gusta saber de ornitología. Me interesan especialmente los pájaros que hay en el Bages. Y, como me sobraba el tiempo, empecé a dibujar la fauna de mi comarca. Luego seguí con las acuarelas, y ya he pintado más de 200 láminas. Desde niño que no pintaba“.

La Fundación Josep Carreras dispone de seis pisos de acogida para pacientes y sus familiares con recursos económicos limitados. La creación de la red de pisos de acogida nace de la especial preocupación de la Fundación Josep Carreras contra la Leucemia por el bienestar del paciente y su familia durante el tratamiento.

A menudo, el paciente debe someterse a un trasplante de médula ósea o sangre de cordón umbilical. Por este motivo, los pacientes permanecen largas temporadas en el hospital, en muchos casos lejos de sus hogares. En estos casos es muy importante que puedan contar con la ayuda y compañía de su familia.

Los pisos de la Fundación Josep Carreras se encuentran cerca de los principales centros que realizan trasplantes en Barcelona, concretamente, el Hospital Clínic; el Hospital de Sant Pau; el Hospital Vall d’Hebron; el Hospital de Bellvitge, y el Hospital Germans Trias i Pujol, este último en Badalona; y acogen a pacientes de toda España.

Desde el año 1994, se han beneficiado de este servicio más de 250 familias procedentes de diferentes puntos de España y también de Rumanía, Andorra, Marruecos, Argentina, Paraguay, Perú, México y Rusia.

Para hacer que más familias puedan beneficiarse del servicio de los pisos de acogida, colabora con Josep Carreras al #givingtuesday 2016.